El mundo afuera genera mucho movimiento que se traduce en sentimientos, emociones y acciones que a veces, si no se gestionan se convierten en una especie de caos existencial.

Necesitamos como el barco cuando está en alta mar y hay una tormenta, poder anclarnos para no hundirnos en ese mar de olas.